Las oportunidades de crecimiento que ofrecen las industrias creativas para Chile

John Howkins, padre de la economía creativa será el main speaker del Congreso de la Creatividad CRECHI este 5 y 6 de diciembre. Dice que hoy las ideas están jugando un rol clave en el desarrollo económico de las naciones, y que Chile está posicionado para hacer una gran contribución. Otros dos entendidos hablan sobre el potencial de la creatividad en América Latina, y el país, y sus retos.

En el Reino Unido, la industria musical atrae a millones de turistas todos los años. Cada año, se estima que más de 800 mil viajeros visitan la isla para asistir a los conciertos de artistas como Adele, Ed Sheeran y Coldplay. Es tan grande su impacto, que se calcula que sus ingresos por exportaciones, superan a la tasa promedio de la economía local.

Este caso es representativo de solo una de las disciplinas que conforman las industrias creativas, un término acuñado en 2001 por el académico británico John Howkins, para referirse al sector de la economía que basa su actividad en el talento, el conocimiento, la innovación, la propiedad intelectual y la conectividad. El caso del Reino Unido es emblemático, pues a través del Consejo de Industrias Creativas (CIC), han impulsado el crecimiento de este sector, convocando actores del Gobierno y el sector privado.

John Howkins se ha dedicado a investigar este tema toda su vida y hoy asesora a los países para desarrollar políticas que fomenten la economía creativa, entre ellos, Brasil. Dice que hoy las ideas están jugando un rol clave en el desarrollo económico de las naciones, y que Chile tiene una gran oportunidad de impulsar sus industrias creativas para diversificar sus exportaciones. “La economía creativa es la principal forma de crear nuevos productos y agregar valor a los productos existentes”, dice Howkins desde Hong Kong. “El valor en dólares de la economía creativa de un país depende de la ambición y determinación de las personas, y del talento. Ciertamente, sin aportes creativos, una economía declina”.

Este es el tema que el académico, y otros exponentes del ecosistema creativo, expondrá en el segundo Congreso de Creatividad (CRECHI), organizado por ACHAP, que se desarrollará el 5 y 6 de diciembre, en el Hotel W, para fomentar el crecimiento de estas industrias en Chile.

A nivel mundial, la contribución de la economía creativa se duplicó entre 2002 y 2015, de US$ 208 mil millones a US$ 509 mil millones, de acuerdo al reporte Creative Economy Outlooks: Trends in international trade in creative industries, publicado en 2018 por Naciones Unidas. El mismo informe lista a los diez países que están liderando el sector, donde destacan China, seguido por Estados Unidos y Francia. Si bien, en dicho ranking no aparece ningún país de Latinoamérica, Howkins dice que Brasil y Colombia son los países que están dando “grandes pasos” en la región. Y aunque declara que Chile no debiese copiar directamente sus políticas, sí reconoce que muchas de ellas son relevantes para nuestro país.

Según los últimos datos publicados por el gobierno en el informe Actualización del impacto económico del sector creativo en Chile de 2016, las industrias creativas aportaron un 2,2% al PIB del país entre 2008 y 2013. En cuanto a las exportaciones de bienes y servicios culturales, el reporte indica que Chile es “un país con ventajas comparativas para liderar la innovación a nivel sudamericano”.

“Chile está posicionado para hacer una gran contribución”, dice John Howkins. “Hay señales de que el país está viendo nuevas oportunidades”. Para desarrollar las economía creativas, el experto aconseja a los países latinoamericanos seguir tres principios: “abrirse a nuevas formas de pensar, motivar a los jóvenes y apoyar a las nuevas empresas”.

En ese contexto, el acceso a la tecnología también es fundamental: “La tecnología digital es crítica en algunos sectores y es importante en todos”, dice John Howkins. “Afecta formatos, distribución, precios y ventas. Cambia la relación productor/cliente, y le permite a las personas inventar nuevos mercados muy rápidamente”, agrega el experto.

Las oportunidades para América Latina

Leandro Valiati

El brasileño Leandro Valiati es pos-PhD por la Universidad Sorbonne de París (doctor por Universidad Federal de Brasil), .además de ser parte de la mesa directiva del Policy and Evidence Centre for the Creative Industries de Reino Unido. Dice que a pesar de la gran riqueza cultural que tiene su país, “está todavía lejos de una política estratégica y una inversión estructural en el área”. Y agrega: “Por supuesto, es posible encontrar grandes iniciativas en algunas instituciones privadas, pero no es suficiente considerando la riqueza y potencia de la cultura y las industrias creativas en un país como Brasil”.

Colombia, en cambio, ha declarado explícitamente su compromiso hacia el desarrollo de sector, como un eje estratégico del Gobierno. El presidente Iván Duque y su nuevo viceministro de la Creatividad y la Economía Naranja, Felipe Buitrago Restrepo, se han propuesto incrementar el aporte que estas industrias realizan al PIB, actualmente, de un 4%. Para ello, han desplegado diversas iniciativas como +Cartagena para dar visibilidad al tema.

En Chile, por su parte, se han creado diferentes iniciativas para fomentar este sector de la economía y acercarse a las potencias mundiales. Una de ellas es Chilecreativo, una iniciativa público–privada impulsada dentro del marco de los programas estratégicos de la Corfo, que busca potenciar la economía creativa en el país. El programa comenzó en 2017 priorizando en una primera etapa a cuatro subsectores: música, editorial, diseño y audiovisual, incluyendo en el último a los videojuegos, animación y nuevos contenidos en realidad virtual y aumentada.

Para Felipe Mujica Cominetti, economista y gerente del programa, deberíamos estar tomando nota de lo que se está haciendo en la región: “Por supuesto que en Chile se echa siempre de menos una mayor escala de mercado, como en Brasil o México. Pero estamos aprendiendo que eso se puede suplir con apuestas coordinadas, ambiciosas y focalizadas, como en Colombia, que apuesta muy estratégicamente a posicionar Medellín como capital mundial del reggaetón, por nombrar solo un ejemplo, en lugar de disparar para todos lados en la estrategia para ese territorio puntual”. Según cuenta, el desarrollo de una industria creativa no es solo una oportunidad para Chile, “La demanda de contenidos se expande año a año y es una excelente oportunidad para el talento y las industrias creativas locales”, dice Mujica.

Felipe Mujica

Además, “En Chile estamos logrando capitalizar una imagen positiva. Hay empresas de videojuegos o animación que se están instalando para establecer una base latinoamericana. Se podría potenciar esta idea de Chile como hub regional, gracias a la percepción de estabilidad y a la existencia de instituciones de soporte, como Corfo, ProChile o Invest Chile. Pero principalmente por lo atractivas que son las startups y empresas de las industrias creativas nacionales, que sirven de aliado local para estas compañías globales”, cuenta Mujica.

Sin embargo, como señala Howkins, la integración podría conllevar dificultades, especialmente en países con idiosincrasias distintas. “Tenemos que entender el mercado de los demás, sus creencias, actitudes y hábitos. Pero la economía creativa es muy internacional, e incesantemente tomamos prestados y reutilizamos ideas de todos lados”. “La cuestión que cada país enfrenta es ¿estamos conscientes de lo que está sucediendo alrededor el mundo y cómo podemos contribuir a los mercados internacionales, se trate de nuestros vecinos o de otro continente?”, agrega.

En tanto, Valiati observa otros aspectos que hablan del potencial de la nación. “Chile tiene un sistema paradigmático de universidades, además de un gran ambiente para los negocios, que es esencial para las industrias creativas desarrollen todo su potencial. También podemos ver su riqueza gastronómica, turística, y la diversidad del país”, dice Leandro Valiati.

2019-10-25T14:57:54+00:00